Facebook

EL DUENDE ZAHORIE

Este es un enanito que a diferencia de los dos anteriores, no se dedica a fastidiar con sus bromas a las gentes de Cantabria.

La gente lo llama “buscador milagroso” o “duende de las cosas perdidas”, puesto que cuando algún cántabro pierde algo, lanza una invocación como esta al duende zahorí para que éste le encuentre lo que ha extraviado:

Duende, duende, duendecito, una cosa yo perdí; duende, duende, duendecito, compadécete de mí.

Si la persona que lo invoca es buena, el duende zahorí llega rápidamente y escucha con atención la descripción del objeto perdido y hace una indicación al que lo invocó para que le siga.

Da muchos rodeos antes de dirigirse al lugar donde está el objeto y si ve que la persona empieza a impacientarse y a dudar de él desaparece de repente y luego, ya solo, recupera el objeto y se lo regala a algún necesitado.

Es un duende pequeñín y morenuco, de cara redonda, nariz larga y afilada, ojos negros y grandes y pelo rubio.
Su voz es ronca, como si estuviera enfadado, pero en realidad es muy alegre y su risa es larga y burlona.
Se viste con una zamarra roja y siempre anda corriendo de un lado a otro.

Compartir en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page